Mié. Jun 19th, 2024

Tras cinco años de debate, la «Iglesia» de Inglaterra -anglicanos- permitirá bendiciones para los matrimonios civiles entre personas del mismo sexo, aunque no podrán casarse en sus iglesias. Las parejas homosexuales podrán tener un servicio religioso con oraciones, acción de gracias y la bendición después de celebrar una boda civil o registrar una unión civil. La decisión puede provocar un nuevo cisma en la comunión anglicana.

«Esta respuesta refleja la diversidad de puntos de vista en la Iglesia de Inglaterra sobre cuestiones de sexualidad, relaciones y matrimonio. Me regocijo en esa diversidad y doy la bienvenida a esta forma de reflejarla en la vida de nuestra Iglesia», señaló Justin Welby, arzobispo de Canterbury y primado anglicano, al comentar esta medida, que será expuesta formalmente el próximo mes, en Londres, en la asamblea general de la Iglesia(*) anglicana

«Espero que pueda ofrecer una manera para que la Iglesia de Inglaterra, pública e inequívocamente, les diga a todos los cristianos, y especialmente a las personas LGBTQI+, que son bienvenidos y una parte valiosa y preciosa del cuerpo de Cristo», añadió Welby.

En esta asamblea está previsto también que los obispos emitan una disculpa formal a este colectivo por el «rechazo, la exclusión y la hostilidad» que han sentido dentro de la Iglesia anglicana, así como la presentación de una guía pastoral para sus ministros y congregaciones para instarles a dar la bienvenida a las parejas del mismo sexo «sin reservas y con alegría».

Nuevo cisma a la vista

Diez años después de la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo en Inglaterra y Gales, este paso dado por la Iglesia anglicana resulta significativo, aunque algunos esperaban que se pudiese casar a estas parejas. Sin embargo, el primado de la Iglesia de Inglaterra, reconoció que las propuestas «parecerán ir demasiado lejos para algunos y no lo suficiente para otros». De hecho, es bastante probable que esta medida suponga un nuevo cisma dentro del anglicanismo, ya que los sectores más cercanos al protestantismo evangélico, mayoritarios en el continente africano, rechazan cualquier bendición de parejas homosexuales por la sencilla razón de que la Biblia condena semejantes uniones de forma clara e inequívoca.

(*) No existe una auténtica iglesia anglicana, pues no conservan la sucesión apostólica. La Iglesia considera a los anglicanos una comunión eclesia, como al resto de confesiones protestantes. 


Fuente: Infocatólica