Vie. Dic 2nd, 2022

Nueve expertos internacionales señalaron en una carta abierta los graves errores difundidos en un libro publicado hace algunas semanas por la Pontificia Academia para la Vida, con el que se promueve cambiar la enseñanza de la Iglesia Católica sobre el uso de anticonceptivos. “No se puede cuidar bien, asesorar espiritualmente, aconsejar y acompañar a un matrimonio, aplicando una pastoral que esté al margen de la ciencia médica”, advirtieron los expertos a la PAV. Proponer que los católicos puedan recurrir a los anticonceptivos, como hace el documento publicado por la Pontificia Academia para la Vida, “es, más allá de un ejercicio intelectual teórico, una afirmación que no tiene en cuenta ni la realidad de los estudios sobre el acompañamiento de los matrimonios, ni la experiencia de tantos y tantos matrimonios”. Los expertos responden así al libro Ética teológica de la vida.

 

Escritura, Tradición, Desafíos Prácticos, publicado este año por la Pontificia Academia para la Vida con la editorial Librería Editora Vaticana, la editorial de la Santa Sede. El texto recopila en 528 páginas las conferencias de un seminario teológico auspiciado por la Pontificia Academia para la Vida en 2021, y tiene una introducción del presidente de la PAV, Mons. Paglia, el libro, que sugiere que los católicos pueden llegar a recurrir a anticonceptivos, presenta un cambio de paradigma en la teología moral.

 

La postura de la Iglesia Católica sobre los anticonceptivos no ha cambiado

Los expertos en salud, fertilidad y acompañamiento a familias, lamentaron que tras la publicación del libro por la PAV se ha producido cierta confusión en algunos ambientes eclesiales y medios de comunicación por interpretarlo como un cambio de la Santa Sede en estas cuestiones. Las propuestas del manuscrito son de un grupo de expertos. Los expertos recordaron que San Juan Pablo II advertía que no se confundiera la ‘ley de la gradualidad’ con la ‘gradualidad de la ley’ como si hubiera varios grados o formas de precepto en la ley divina, para diferentes personas en sus personales situaciones. Para los expertos, la gradualidad de la ley supondría, por el contrario, que hay diferentes leyes para según quienes y en qué circunstancias.

Tras precisar que la pastoral no debería estar a espaldas de los conocimientos médicos, los expertos destacaron que algunos llevamos 40 años trabajando y acompañando a matrimonios en la paternidad responsable, la vivencia de su sexualidad matrimonial y en la aplicación de los métodos naturales en el respeto de su fertilidad y en permanente diálogo, para favorecer, espaciar o evitar embarazos.

 

Esto es lo que sabemos sobre los anticonceptivos 60 años después de su aparición

Luego de seis décadas del uso de anticonceptivos, indicaron, los resultados probados dan luces sobre los efectos que tendría este ‘nuevo’ enfoque pastoral. De acuerdo al mejor estudio existente hasta la fecha sobre la relación píldora-cáncer de mama, publicado en The New England Journal of Medicine, recordaron los expertos, se sabe que los anticonceptivos hormonales orales elevan el riesgo de cáncer de mama de una forma epidémica. Además, los anticonceptivos orales elevan en un 60% el riesgo de infarto de miocardio y accidente cerebrovascular. La ciencia también ha demostrado, añadieron, que aplicar enfoques como la Naprotecnología obtiene resultados parecidos que los métodos artificiales de reproducción asistida, sin sus inconvenientes bioéticos y efectos secundarios, entre los que se encuentra el drama de los embriones congelados.

Para los expertos, “con solo haber seguido las enseñanzas de la Humanae Vitae, se podrían haber evitado innumerables fallecimientos por las causas descritas antes en los últimos 50 años”. “Cuestionar hoy la aplicación pastoral de la Humanae Vitae aduciendo problemas en el uso de MN puede conducirnos a uno de los mayores escándalos para la salud pública de todos los tiempos, porque afectaría a la salud de millones de mujeres”, advirtieron.

 

El éxito de los métodos naturales

Luego de recordar que quienes trabajan en la salud y la atención de familias con métodos naturales, “acompañamos a los nietos de las primeras usuarias de anticonceptivos orales”, los expertos advirtieron que “los enfoques pastorales propuestos por el citado grupo de trabajo no son nuevos y llevan 60 años aplicándose en algunos sitios, probablemente porque no creían en la HV o porque no sabían ayudar a los matrimonios de otra manera o se dejaron llevar por la influencia de las farmacéuticas sobre los medios y los sanitarios”. “Las mujeres jóvenes -en su mayoría no creyentes- están tristes, incluso indignadas, porque nunca se les dijo que podían vivir sin anticonceptivos. A veces, incluso, han tenido que pasar por un aborto, simplemente porque confiaron ciegamente en esos anticonceptivos”, lamentaron. Tras descubrir los métodos naturales, aseguraron, las jóvenes “vuelven a sentirse bien como mujeres, se sienten verdaderamente emancipadas por primera vez, dueñas de su cuerpo y de su sexualidad”.

 

Para los expertos, aplicar la ley de la gradualidad a la planificación familiar “significaría proponer MN a quienes quieren espaciar sus embarazos y, en el caso de surgir dificultades, acompañarles mientras resuelven sus problemas para poder vivir como los demás la buena nueva proclamada por la Iglesia”. “En vuestras circunstancias, usad preservativos u otros métodos anticonceptivos’”, señalaron. Los expertos resaltaron además la necesidad de “un empeño mayor, si cabe, en que laicos, profesionales sanitarios, universidades con inspiración cristiana hagamos más, mucho más, para facilitar y mejorar la atención a estos matrimonios”. “La enseñanza de la Iglesia es saludable y promotora de la salud pública”, indicaron, subrayando que los métodos naturales “favorecen el diálogo en el matrimonio y el respeto por el otro, además de fortalecer los vínculos y fines de la pareja”.


Fuente: Aciprensa

Redacción: Natalia Monroy