16 julio, 2024

En el Seminario Padre Manyanet de Chía y la Casa Provincial Misioneros Consolatos en Bogotá, se llevaron a cabo dos cruciales encuentros pedagógicos liderados por el Consejo Nacional para la Cultura del Cuidado de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC). Estos eventos, realizados el pasado 13 de septiembre, se enfocaron en la prevención de abusos, y contaron con la participación de religiosos y futuros pastores de la Iglesia Católica.

El primer encuentro, que tuvo lugar en Chía, congregó a cerca de 20 personas, incluyendo seminaristas y formadores. Durante esta sesión, se presentaron las Líneas Guía y las Líneas Operativas para la Cultura del Cuidado de la CEC. Además, se llevó a cabo un taller de buenas prácticas dirigido a la congregación conocida como Hijos de la Sagrada Familia Jesús, María y José.

En la segunda jornada, el Consejo Nacional ofreció capacitación a 50 religiosos consolatos procedentes de diversas regiones de Colombia.

La abogada Ilva Myriam Hoyos, presidenta del Consejo Nacional para la Cultura del Cuidado de la Conferencia Episcopal, encabezó la primera jornada en Chía. Durante su intervención, abordó temas relacionados con la realidad del abuso, las violencias en la Iglesia y el enfoque adoptado desde la década de los 80 hasta la actualidad. También proporcionó detalles sobre el origen, desarrollo y documentos que guían la cultura del cuidado en la Iglesia colombiana.

En la misma sesión, la doctora María Fernanda Alarcón, también miembro del consejo, lideró el taller de buenas prácticas, promoviendo la interacción entre los participantes para fomentar la generación de preguntas y respuestas educativas.

En la jornada celebrada en Bogotá, la doctora Ilva Myriam Hoyos y la psicóloga Diana Marcela Suárez, miembro del mismo organismo y responsable de la Oficina del Buen Trato de la Arquidiócesis de Bogotá, guiaron a los participantes. El encuentro culminó con una Eucaristía presidida por monseñor Joaquín Humberto Pinzón Güiza, Vicario Apostólico de Puerto Leguízamo-Solano y miembro de la comunidad religiosa.

Estos encuentros se centraron en concienciar a los jóvenes en formación y a los profesores sobre la realidad de los abusos en el contexto eclesial y la importancia de adoptar prácticas preventivas para erradicar cualquier forma de violencia en el entorno formativo y pastoral, promoviendo así una auténtica cultura del cuidado.


Fuente: Conferencia Episcopal de Colombia