Mié. Jun 19th, 2024

La Conferencia Episcopal de Colombia, a través de su Delegación para las relaciones Iglesia-Estado, y el Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas en Colombia, expresaron su profundo descontento ante el reciente anuncio del Ejército de Liberación Nacional (ELN) de reanudar los secuestros con fines económicos. Este anuncio fue realizado el 6 de mayo, poniendo fin a una suspensión unilateral que había sido un paso positivo en el proceso de paz.

En un comunicado conjunto, ambas entidades, que han sido acompañantes permanentes en la Mesa de Diálogos para la Paz entre el gobierno colombiano y el ELN, destacaron que «la privación de la libertad y la integridad de las personas es inaceptable y constituye un grave atentado contra la dignidad humana y los esfuerzos de paz en la nación».

El mensaje enfatiza que el secuestro es un «flagelo deplorable» y hace un llamado urgente al ELN y a otros grupos armados involucrados para que cesen estas prácticas, las cuales contradicen los deseos de paz y reconciliación de la sociedad colombiana. Ambas organizaciones reiteran su compromiso con la búsqueda de soluciones pacíficas y el respeto a los derechos humanos en el contexto del conflicto armado colombiano.