El prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano e Integral, Cardenal Peter Turkson, instó defender los derechos de los trabajadores más humildes y marginados, así como el de los pueblos indígenas, porque son quienes más están padeciendo las consecuencias de la pandemia del COVID-19.

 

Así lo indicó el Purpurado durante su intervención en el IV Encuentro Mundial de Movimientos Populares que se celebró el 9 de julio en línea.

 

Entre los empleos humildes que la autoridad vaticana mencionó se encontraron los “recicladores, vendedores ambulantes, artesanos, pescadores, agricultores, constructores, mineros, trabajadores de empresas recuperadas, cooperativas de todo tipo, trabajadores de sectores populares, trabajadores de barrios y pueblos”, entre otros.

A ellos, el Cardenal Turkson solicitó “un cambio de corazón” que nace del haber encontrado el dolor de los que padecen la injusticia.

 

Por ello, el Purpurado pidió comprometerse “para poner la economía al servicio de la persona” y hacerla “justa” ya que “los pobres no solo sufren la injusticia, sino que también luchan contra ella”.

 

En esta línea, el Cardenal Turkson solicitó enfrentar juntos “las causas de la pobreza y la injusticia” porque estos desafíos “no pueden afrontarse en solitario”, así como también indicó la importancia de actuar “con valentía, con inteligencia y con tenacidad y no con fanatismo y violencia”.

 

“Necesitamos la solidaridad entre nosotros, que es la base de una cultura popular que parte de las periferias, creando un nivel muy profundo en las relaciones entre las personas, promoviendo la integración en la sociedad”, advirtió.

 

Por último, Turkson subrayó la importancia de “luchar contra la cultura de la indiferencia” y defender el “trabajo decente, luchando por crear empleos dignos” a través de la promoción de una “economía comunitaria y social que proteja la vida de las comunidades en la que la solidaridad prevalezca sobre el beneficio”.

 

“Mientras perseguimos nuestra propia dignidad, también protegemos la de los demás”, concluyó.

Los Movimientos Populares tienen como eje “las tres T: tierra, techo y trabajo” que forman parte de la justicia social y son conceptos abordados por la Doctrina Social Católica.

 

La segunda parte de este IV encuentro está previsto en septiembre de 2021 y los organizadores esperan poder “dialogar con el Papa Francisco”.

 

 

 

Fuente: Aciprensa