El Papa Francisco alentó a rezar el Rosario durante este mes de mayo dedicado a la Virgen María y a unirse espiritualmente a la próxima Súplica a la Virgen del Rosario que se llevará a cabo, como cada año, en el Santuario italiano de Pompeya el 8 de mayo.

 

Al saludar a los fieles de lengua italiana durante la Audiencia General de este miércoles 5 de mayo, el Santo Padre recordó que “la tradición popular dedica el mes de mayo a la Virgen” por ello, exhortó a recitar el Rosario “con el que se honra especialmente a la Virgen María”.

 

Además, el Papa invitó a unirse espiritualmente a la tradicional Súplica a la advocación de la Virgen del Rosario que se realiza desde el Santuario de Pompeya (Italia) cada año el 8 de mayo.   

 

Además, el Papa destacó a los fieles de lengua inglesa que “en este mes de mayo, unidos a la Virgen, podemos crecer en la contemplación de El Salvador Resucitado” y añadió en su saludo a las personas de lengua alemana que “la oración no es una actividad que se realiza solo en los momentos de descanso, sino también durante nuestra vida cotidiana como un aliento de nuestra relación viva con Dios”.

 

“En el mes de mayo dejémonos guiar de manera especial por María en el rezo del Rosario para este diálogo con Dios”, invitó el Pontífice.

 

Finalmente, el Santo Padre recordó a todos que “las lágrimas de los que sufren no son estériles. Son una oración silenciosa que se eleva al cielo y que en María encuentra siempre un lugar bajo su manto. En ella y con ella, Dios se convierte en nuestro hermano y compañero de viaje; lleva con nosotros nuestras cruces para que no nos dejemos aplastar por nuestras penas”.

 

 

Fuente: Aciprensa