16 julio, 2024

En un acto que ha generado amplia controversia, el gobierno de Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, ha revocado la personalidad jurídica de Radio María Nicaragua y varias iglesias evangélicas en el país. La medida, oficializada mediante el acuerdo ministerial N° 34-2024-OSFL, fue firmada por la ministra del Ministerio del Interior, María Amelia Coronel Kinloch, y publicada el 9 de julio en el diario oficial La Gaceta.

Detalles de la Cancelación

El acuerdo ministerial detalla la cancelación de la personalidad jurídica de Radio María Nicaragua, junto con la Asociación Iglesia Cristiana Príncipe de Paz Casa de Oración (ASICPRIPCO), la Asociación de Iglesias Evangélicas de Nicaragua Fuente de Jacob, y la Asociación Ministerio Apostólico Fuego Profético Pentecostés (MIAPROFUPENT), además de otras ocho instituciones religiosas. Según el documento, estas organizaciones no han presentado sus Estados Financieros durante períodos que oscilan entre 2 y 26 años, lo que, según el ministerio, obstaculiza el control y vigilancia por parte de la Dirección General de Registro y Control de Organismos sin Fines de Lucro del Ministerio del Interior.

Denuncias de Manipulación

Fuentes consultadas por ACI Prensa señalan que es la propia dictadura la que, a través del Ministerio del Interior, impide la recepción de los Estados Financieros cuando las organizaciones intentan presentarlos. Este proceder sería luego utilizado como pretexto para justificar la cancelación de la personalidad jurídica de dichas organizaciones.

Confiscación de Propiedades

El acuerdo también especifica que las propiedades de todas las organizaciones afectadas pasarán a ser propiedad del Estado de Nicaragua. Esta es una medida habitual del gobierno cuando decide revocar la personalidad jurídica de instituciones sin fines de lucro.

Antecedentes de Represión

Radio María Nicaragua ya había denunciado el pasado 11 de abril que sus cuentas bancarias en el Banco de la Producción (Banpro), donde recibían donaciones en dólares y en córdobas (la moneda local), habían sido bloqueadas.

Esta acción se suma a una serie de medidas represivas del gobierno de Ortega contra organizaciones religiosas y de la sociedad civil, lo que ha generado preocupación y condena a nivel nacional e internacional.

“Más ataques contra la Iglesia” en Nicaragua

“#URGENTE: Más ataques contra la iglesia: A Radio María les congelaron las cuentas, les alteraron la programación, los vigilaban, acosaban y finalmente hoy cancelan su personería jurídica. Dictadura satánica de Nicaragua odia a muerte a la Iglesia”, lamentó en su cuenta de X (antes Twitter) Arturo McFields Yescas, exembajador de Nicaragua ante la OEA.

La Alianza Universitaria Nicaragua (AUN), denunció por su parte que “el régimen Ortega-Murillo sigue demostrando su temor a la verdad y a la fe, cancelando Radio María Nicaragua. No nos callarán. Condenamos este nuevo ataque contra la libertad de prensa y religión. #SosNicaragua”.

Desde el exilio, la investigadora y abogada Martha Patricia Molina, autora del informe Nicaragua: ¿Una Iglesia perseguida, indicó a ACI Prensa que “la dictadura Ortega-Murillo continúa persiguiendo a los cristianos en Nicaragua a pesar del silencio que se ha impuesto a obispos y sacerdotes para que no sigan denunciando las arbitrariedades que se cometen a diario”.

“Primeramente, Radio María se vio obligada a recortar el personal y las horas de transmisión por los altos costos de operación que se atribuye al aumento en los cobros de los servicios básicos como energía eléctrica que es una manera que la dictadura implementa para ahogar financieramente a la Iglesia”, agregó.

“Luego la vice dictadora Rosario Murillo obligó a los directivos de la radio a que incluyeran en su programación las alocuciones diarias que ella emite en los medios de comunicación oficialistas”, denunció Molina.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *