Te compartimos a continuación el día DOS, Dios verdadero, preparación de la consagración al corazón inmaculado de María