Santa Teresita del Niño Jesús o santa Teresa de Lisieux, es la más joven de los Doctores de la Iglesia, proclamada por san Juan Pablo II el 19 de octubre de 1997, la más joven porque murió desconocida a los 24 años de edad. Sin embargo muy pronto se hizo conocer, por vida cristiana de santidad, sus milagros y por el gran legado espiritual que dejó a través de sus obras literarias.

Hoy quisiéramos recordarla con estas, sus frases más celebres, la mayoría extraídas del libro “Historia de un Alma”, una verdadera joya espiritual de nuestro tiempo.

 

 

Fuente: Aleteia
 
 
 
 
Nota enviada por Teresita González a webmaster