Sáb. Nov 26th, 2022

El primado de la Iglesia greco-católica ucraniana se reunió con el Papa emérito Benedicto XVI en el monasterio Mater Ecclesiae el 9 de noviembre y le pidió que siguiera rezando por el fin de la guerra en su país. El papa emérito dijo al arzobispo mayor Sviatoslav Shevchuk que «sigue rezando por Ucrania».

El último encuentro entre ambos se remonta a febrero de 2019. Durante ese encuentro, Benedicto demostró estar increíblemente informado de los acontecimientos en Ucrania y subrayó que siempre rezaba por la paz en Ucrania.

En su reunión del 9 de noviembre, Shevchuk habló sobre la guerra en Ucrania, presentó la situación humanitaria al papa emérito, reiteró que la guerra en Ucrania es ideológica y colonial, y la comparó con el régimen nazi. 

El prelado ucraniano agradeció a Benedicto XVI su carta al comienzo de la guerra.

Benedicto subrayó que seguía de cerca la situación en Ucrania, expresó su gran dolor por el sufrimiento del pueblo ucraniano y dijo que siempre rezaba para que llegara la paz.

Mons. Shevchuk respondió que «sólo el poder de la oración mantiene vivo al pueblo ucraniano», por lo que pidió que se siguiera rezando por Ucrania.

Benedicto XVI nombró obispo a Sviatoslav Shevchuk el 14 de enero de 2009, asignándole como auxiliar de la eparquía de Santa María del Patrocinio en Buenos Aires, donde se reunió con el Papa Francisco. Benedicto XVI también confirmó la elección de Sviatoslav Shevchuk como jefe de la Iglesia greco-católica ucraniana el 25 de marzo de 2011. Existe, por tanto, un fuerte vínculo entre ambos.

El arzobispo mayor de la Iglesia greco-católica ucraniana se encuentra en Roma para una semana de reuniones en el Vaticano. Es la primera vez que sale de Ucrania desde la agresión rusa del 24 de febrero.

El lunes se reunió con el Papa Francisco, a quien llevó un fragmento de una mina que destruyó una iglesia greco-católica en la ciudad de Irpin. El 12 de noviembre se reunirá con el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano. El día 14, se reunirá con los embajadores acreditados ante la Santa Sede.


Fuente: Infocatólica