Vie. Dic 2nd, 2022

El martes 16 de agosto, un grupo de policías de la dictadura de Daniel Ortega en Nicaragua llegó a una parroquia con intención con la intención de detener a un sacerdote, lo que forzó la celebración de la Misa fuera de la Iglesia. 

Una fuente anónima, comento que los policías llegaron a la Parroquia Santa Lucía, en la Diócesis de Matagalpa, a las 5:55 a.m., y que el día anterior también había estado allí en las horas de la tarde. “Para cuidar al párroco, salió el Vicario Parroquial, el Padre Sebastián López, y dijo que el Padre Vicente no estaba en la iglesia”, indico la persona. 

El Padre López celebró la Misa improvisando el altar con una mesa afuera del templo, mientras los fieles participaban de la celebración detrás de las rejas de la Iglesia, donde seguía la policía, a quienes se sumaron efectivos antimotines. “Había mucha gente llorando, mucha gente orando. Muchos decían ‘no están solos’”, refirió la persona.

Esta nueva arremetida de la dictadura nicaragüense contra la Iglesia se suma a los ataques sufridos por otros tres sacerdotes el domingo 14 de agosto; y a la detención del Obispo de Matagalpa, Mons. Rolando Álvarez, retenido en el Obispado desde el día 4. El Prelado está impedido de salir de la sede del Obispado junto a cinco sacerdotes, dos seminaristas y tres laicos. La casa se encuentra rodeada por policías y es sobrevolada con drones.


Fuente: aciprensa

Redacción: Natalia Monroy