Retiran dos enmiendas abortistas que habrían extendido el aborto hasta el mismo momento de nacer, porque sí y además habría supuesto la cárcel de hasta dos años para aquellos que ofreciesen apoyo a las mujeres fuera de los abortorios. 

 

La diputada Diana Johnson ha decidido no someter a votación su enmienda (NC 55), que habría introducido el aborto a demanda, por cualquier motivo, hasta el nacimiento. Del mismo modo, la diputada Rupa Huq ha decidido no someter a votación su enmienda (NC 42), que habría introducido una pena de cárcel de hasta dos años por ofrecer apoyo a las mujeres fuera de las clínicas de aborto en todo el país.

 

Si la diputada Diana Johnson y la diputada Rupa Huq hubieran llevado sus enmiendas a votación y hubieran perdido, habría sido la primera vez que una enmienda o un proyecto de ley a favor del aborto hubieran sido derrotados en una votación en la historia del Reino Unido.

 

Previsible derrota

 

Parece que el lobby abortista se dio cuenta de que era muy probable que ambas enmiendas fueran derrotadas y animó a los diputados a no llevarlas a votación.

 

En el debate, un gran número de diputados se pronunció en contra de estos intentos de secuestrar el proyecto de «ley de policía, delitos, sentencias y tribunales» con enmiendas extremas sobre el aborto. En este sentido, los diputados Fiona Bruce, Sally-Ann Hart, Danny Kruger y Bob Blackman pronunciaron discursos conmovedores, así como varios diputados que no suelen estar de acuerdo con la postura provida sobre el aborto, pero que se mostraron sorprendidos por la propuesta de introducir el aborto hasta el nacimiento.

 

Antes del debate, más de 800 profesionales de la medicina han firmado una carta abierta dirigida a Diana Johnson en la que le instaban a retirar su enmienda.

 

Habría sido una ley del aborto terrible

 

La enmienda de Diana Johnson habría introducido el aborto a demanda, por cualquier motivo, hasta el nacimiento, en Inglaterra y Gales. Este habría sido el cambio más amplio en la legislación sobre el aborto desde 1967 y habría dejado a Inglaterra y Gales con una de las leyes de aborto más extremas del mundo.

 

La enmienda de Rupa Huq habría introducido una pena de cárcel de hasta 6 meses y/o una multa ilimitada, y, en otros casos, hasta 2 años de prisión y/o una multa ilimitada, para cualquier persona que hablara sobre el aborto a una mujer que quisiera abortar a menos de 150 metros de cualquier clínica abortista del país. Esto habría incluido protestar o manifestarse fuera de una clínica, así como ofrecer a una mujer apoyo práctico, emocional o financiero para poder continuar con un embarazo si no estuviera segura de su decisión.

 

Las propuestas fracasadas estaban radicalmente alejadas de la opinión de los ciudadanos.

 

El sondeo de Savanta ComRes sobre la conveniencia de aumentar los plazos para abortar muestra que sólo el 1% de las mujeres quiere que se amplíe el plazo; en cambio, el 70% de las mujeres está a favor de una reducción de los plazos. El sondeo también muestra que el 77% de las mujeres está de acuerdo en que se exija a los médicos que verifiquen en persona que la paciente que quiere abortar no está bajo la presión de un tercero para someterse al aborto, y el 91% de las mujeres está de acuerdo en que el aborto selectivo por razón de sexo debe estar explícitamente prohibido por la ley.

 

Un sondeo de Savanta ComRes publicado la semana pasada mostró que sólo el 21% de la población apoya la introducción de «zonas de censura» a nivel nacional alrededor de las clínicas de aborto. El apoyo más bajo se registró entre las personas de 18 a 34 años, con sólo un 15% de apoyo a la introducción de «zonas de censura» en todo el país alrededor de las clínicas de aborto.

 

«Es una gran victoria para el derecho a vivir»

 

La portavoz de Right To Life UK, Catherine Robinson, dijo: «Esta es una gran victoria para el derecho a la vida. Se trata de una importante victoria para el niño no nacido y las mujeres que se enfrentan a embarazos no planificados».

 

La enmienda de Diana Johnson habría eliminado todas las salvaguardias legales actuales en torno al aborto previstas en la Ley del Aborto, muchas de las cuales protegen a las mujeres. Habría sido legal abortar por cualquier motivo hasta el nacimiento. Esto habría dejado a Inglaterra y Gales con una de las leyes de aborto más extremas del mundo.

 

Esta enmienda habría dejado al niño no nacido con protecciones considerablemente peores y habría eliminado muchas de las actuales salvaguardias que protegen a las mujeres que se enfrentan a embarazos no planificados.

 

La enmienda de Rupa Huq habría castigado las ofertas de apoyo a las mujeres que se encuentran fuera de las clínicas de aborto en situaciones de crisis y que necesitan ayuda, a pesar del gran número de relatos de mujeres que reciben esa ayuda de manera oportuna y que les cambia la vida.

 

Gracias a los miles de personas que se movilizaron durante la semana pasada para que amigos y familiares enviaran correos electrónicos a sus diputados. Los parlamentarios recibieron más correos electrónicos antes de esta votación que nunca habían recibido antes de una votación sobre el aborto, y algunos parlamentarios dijeron que habían recibido más correos electrónicos sobre esta cuestión que sobre cualquier otra mientras estaban en el cargo.

 

Gracias al increíble grupo de diputados provida en el Parlamento que han trabajado tan duro para asegurar que estas enmiendas extremas fueran derrotadas.

 

Gracias al gran número de organizaciones que se han unido para animar a sus seguidores a ponerse en contacto con los diputados y asegurarse de que este gran intento de introducir cambios extremos en el aborto fuera derrotado.

 

 

 

Nota enviada en guion a producción Radio María por las periodistas: Maira Celis y Johaved Orozco 
Fuente: Infocatólica