Este 18 de mayo, centenario del nacimiento de San Juan Pablo II, se reabrieron en Italia las iglesias para la celebración de Misas con fieles.

 

Tal fue el caso de la Basílica de San Pedro en donde el Papa Francisco presidió una Eucaristía en el altar de San Sebastián, lugar en donde reposan los restos mortales de Karol Wojtyla.

 

En la Misa, Francisco afirmó que San Juan Pablo II era un hombre de Dios, y destacó tres rasgos de su santidad: “la oración, la cercanía al pueblo y el amor por la justicia”.

San Juan Pablo II era un hombre de Dios porque oraba y oraba tanto. ¿Cómo un hombre que tiene tanto trabajo para conducir a la iglesia tenía tanto tiempo de oración? Él sabía bien que el primer trabajo de un Obispo es la oración y esto no lo ha dicho el Vaticano II sino San Pedro cuando crearon los diáconos dijo: y a nosotros los obispo la oración y el anuncio de la Palabra, el primer trabajo del obispo es orar y él lo sabía y lo hacía”, afirmó el Papa Francisco.

 

Mercedes De la Torre@mercedesdelat
 

La Misa que celebró esta mañana el por en el Vaticano. © VaticanMedia https://youtu.be/7VgbjcOLI74 

View image on TwitterView image on TwitterView image on Twitter
 
 
 

Las últimas Misas públicas con fieles en la Diócesis de Roma fueron el Domingo 8 de marzo.

 

Mercedes De la Torre@mercedesdelat

Este recomenzaron las Misas abiertas al pueblo en Roma (@diocesidiroma y el Vaticano). Centenario del nacimiento de . Fotos: © @mercedesdelat / @aciprensa @EWTNVatican

View image on Twitter
Mercedes De la Torre@mercedesdelat
 

La última Misa pública que se celebró en la Basílica de San Pedro fue el Domingo 8 de Marzo. Fotos © @mercedesdelat / @aciprensa @EWTNVatican

View image on Twitter
 
 
 

Además de las Misas públicas en la Basílica de San Pedro, también se celebraron Misas con fieles en la parroquia vaticana de Santa Ana y en numerosas iglesias de Roma e Italia, con las medidas cautelares sanitarias para prevenir contagios del coronavirus. 

Tal fue el caso de las Basílicas mayores papales, de numerosas parroquias, de la iglesia Espíritu Santo (en Sassia), lugar de devoción de la Divina Misericordia, y de la Basílica del Sagrado Corazón de Roma.

 

Finalmente, el ejército italiano realizó un proceso de limpieza y desinfección en algunas iglesias de la diócesis de Roma. Como por ejemplo, en la Basílica de Santa María de los Ángeles y los Mártires localizada en plaza República.

 

Sin embargo, la Plaza de San Pedro permanece aún cerrada a los turistas y peregrinos, como medida cautelar sanitaria para evitar aglomeraciones y posibles contagios del coronavirus, de acuerdo con las indicaciones de las autoridades italianas.

 

Fuente: Aciprensa