El Grupo Proelio en Polonia lanzó la campaña “Cada vida es un milagro” para mostrar que la vida de cada ser humano “tiene un sentido, que no se puede matar a las personas antes de nacer por una supuesta enfermedad o discapacidad”.

 

Así lo indicó la abogada, psicóloga y fundadora del Grupo Proelio, Magdalena Korzekwa-Kaliszuk, en una nota por el lanzamiento de la campaña en la que se presenta “historias de personas concretas, que corrieron el riesgo de ser asesinadas antes de nacer y, sin embargo, están vivas”.

 

En octubre de 2020 el Tribunal Constitucional de Polonia declaró inconstitucional el aborto, lo que suscitó una ola de violentas protestas en las que varias iglesias fueron atacadas por grupos feministas.

 

Hasta antes de la decisión del Tribunal, las leyes polacas permitían el aborto en casos de violación, peligro para la vida de la madre y cuando se detecta “discapacidad severa e irreversible o enfermedad incurable que amenazaba la vida del feto”.

 

Con la sentencia del Tribunal Constitucional el aborto en Polonia solo se permite en los dos primeros casos.

La campaña de la Fundación Grupo Proelio busca mostrar que el aborto nunca es una solución. Aunque hoy en día en Polonia está prohibido matar a los niños antes de nacer si se sospecha enfermedades graves, todavía muchas personas abortan.

 

Entre otras, la campaña presenta la historia de la ucraniana Natalia Martyniuk y su hija Anna. “En la vigésima semana de embarazo le diagnosticaron defectos ‘indignos de la vida’. Los médicos le recomendaron el aborto, porque nadie daba al bebé la posibilidad de sobrevivir. Hoy, Anna tiene 10 años, ¡y su vida es un milagro! ¡Todos los niños merecen una oportunidad!”, señala el Grupo Proelio en su sitio web.

 

Otra historia es la de Ola, a quien en la semana 20 de embarazo le diagnosticaron hidrocefalia severa. Según el médico, Ola no iba a nacer viva o nacería con una discapacidad muy severa, y propuso el aborto como solución.

 

“La propuesta de aborto se hizo varias veces. Tras la última negativa, el médico afirmó que la madre de Ola estaba arruinando su vida. Hoy, Ola tiene 6 años y aunque es discapacitada, el diagnóstico no se confirmó del todo, y para la familia ella es una fuente de alegría y amor”, indica el reportaje del Grupo Proelio.

 

El Grupo Proelio también comparte la historia de Pawel Debowski, su esposa Olga y su hijo Frank, a quien en Gran Bretaña le diagnosticaron varios problemas en los riñones y el cerebro. Los médicos también les aconsejaron repetidamente el aborto.

 

Con todo en contra decidieron volver a Polonia “en busca de un milagro. En Wąwolnica hay un santuario mariano en el que se han producido muchos milagros”, relata Pawel Debowski.

“Allí ofrecimos a nuestro hijo a María para que lo cuidara. Creemos firmemente que sigue cuidando de él y que fue ella quien nos llevó a Dios en aquel momento. Desde entonces, hay paz en nuestros corazones en lugar de miedo. Dijimos ‘sí’ a la voluntad de Dios, fuera cual fuera”, comparte Pawel.

 

Frank nació el 16 de agosto de 2019 por cesárea. “Aunque no podemos decir que sea un bebé 100% sano, ¡es nuestro milagro! La mayoría de las predicciones de las pruebas genéticas no se cumplieron. No hay anomalías en su cerebro”, agrega el orgulloso padre.

 

Los promotores de la campaña “Cada vida es un milagro” aseguran que “no tenemos ninguna duda de que hoy existe una gran lucha por la vida humana y los valores en los que se basará el mundo. Queremos seguir el principio de ‘vencer el mal con el bien’, promoviendo la verdad, el bien y el amor”.

 

La campaña también incluye varios video reportajes y más de 80 testimonios escritos que pueden encontrarse AQUÍ.

 

 

Fuente 1: Aciprensa
 
Fuente 2: https://www.cudzycia.pl/