Mié. Nov 30th, 2022

El Papa Francisco escribió un mensaje en el que aseguró que “la posición conduce fácilmente a la amenaza de su uso, convirtiéndose en una especie de chantaje que debería repugnar a las conciencias de la humanidad.”

 

Este mensaje lo hizo con motivo de la primera reunión de los Estados Partes del tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares, publicado por la oficina de prensa de la santa sede ente martes 21 de junio, en el que defendió que esta reunión “tiene lugar en un momento que exige inevitablemente una reflexión más profunda sobre la seguridad y la paz.”

 

“En el contexto actual, hablar o abogar por el desarme puede parecer paradójico para muchos. Sin embargo, debemos seguir siendo conscientes de los peligros de los enfoques ‘miopes’ de la seguridad nacional e internacional y de los riesgos de proliferación”, defendió el Santo Padre.

 

A continuación, el Papa Francisco aseguró que no trabajar por el desarme “se paga inevitablemente con el número de vidas inocentes que se cobran y se mide en términos de carnicería y destrucción”. Ante esto, el Papa renovó “enérgicamente” su llamamiento “a silenciar todas las armas y a eliminar las causas de los conflictos recurriendo incansablemente a las negociaciones”.

 

Por último, aseguró que estos acuerdos no son una forma de debilidad, sino todo lo contrario, son “una fuente de fuerza y responsabilidad, ya que aumenta la confianza y la estabilidad”.

 

“La Iglesia católica mantiene su compromiso irrevocable de promover la paz entre los pueblos y las naciones y de fomentar la educación para la paz en todas sus instituciones. Este es un deber al que la Iglesia se siente obligada ante Dios y ante cada hombre y mujer de nuestro mundo”, dijo por último el Papa Francisco.

 

Fuente: Aciprensa
Redacción: Natalia Monroy