Jue. Feb 2nd, 2023

Se calcula que, a la fecha, unos 9.000 hondureños han cruzado la frontera con Guatemala. Partieron agotados por el desempleo, la violencia, la pandemia y los graves daños causados por los dos huracanes que recientemente azotaron América Central.

 

Inicialmente, el gobierno le ordenó a la policía guatemalteca que dejara pasar a los migrantes debido a la presencia de familias con niños, pero en el fin de semana en el departamento de Chiquimula, ubicado 200 kilómetros al este de la ciudad de Guatemala, los agentes trataron de bloquear el ingreso de unas 6.000 personas, con el uso de gases lacrimógenos y cachiporras contra parte de la caravana.

 

Los migrantes salieron el miércoles pasado a pie de San Pedro Sula, una ciudad del norte de Honduras, llevando lo poco que podían, y comenzaron un largo viaje en pequeños grupos el miércoles pasado.

 

De acuerdo con la información de Guatemala, 3.000 hondureños lograron avanzar, mientras que en otros grupos la multitud se adelantó o decidió dar marcha atrás. De acuerdo con las autoridades guatemaltecas hay cerca de 1.383 repatriados. Entre ellos, indica el Instituto Guatemalteco de Migración, hay 192 niños. Desde 2018, al menos 12 caravanas de migrantes han intentado, casi siempre sin suerte, llegar a la frontera entre México y los Estados Unidos.

 

El gobierno de Honduras manifiesta su intranquilidad

 

A través de comunicado, el gobierno de Honduras le pidió al gobierno de Guatemala «que investigue y aclare las acciones llevadas a cabo por las fuerzas de seguridad guatemaltecas y reitera una vez más que sólo unidos como región, se debe seguir trabajando para abordar la migración irregular».

 

“Esta migración es causada por las condiciones sociales que atraviesan nuestros países y que, lamentablemente, es explotada por el crimen organizado que se dedica a la trata de personas. Estamos hablando de seguridad nacional», dijo Guillermo Díaz, director del Instituto Guatemalteco de Migración.

 

Díaz manifestó a los periodistas la posición del país respecto a la prohibición de que los migrantes hondureños avancen. El ejército guatemalteco desplegó a más de 5.000 soldados en siete departamentos del país y también cuenta con el apoyo de miles de agentes de la Policía Nacional Civil como parte de un plan organizado por el gobierno para impedir el avance de los migrantes.

 

Miedo por contagio del Covid-19

 

Las autoridades sanitarias de Guatemala dieron a conocer que por lo menos 21 migrantes hondureños de la caravana han dado positivo a la prueba de Covid-19.

 

Julia Barrera, directora de comunicaciones del Ministerio de Salud guatemalteco, aseguró que todos han sido trasladados a centros específicos de tratamiento para Covid, para que permanezcan en cuarentena; ninguna de las personas positivas ha sido repatriada a Honduras, ya que primero deben mantener la cuarentena en Guatemala.

 

 

 

Fuente: Vatican News
Nota enviada por la periodista Teresita González a webmaster

Migración

https://youtu.be/VfT_YENCBZk
Fuente del video DW Español