Sáb. Nov 26th, 2022

El martes 14 de junio, el Vaticano publicó el mensaje del Papa Francisco para la VI Jornada Mundial de los Pobres que se celebrará el próximo 13 de noviembre de 2022. A continuación las palabras del Santo Padre:

 

“Jesucristo se hizo pobre por ustedes” (cf. 2 Co 8,9). Con estas palabras el apóstol Pablo se  dirige a los primeros cristianos de Corinto, para dar fundamento a su compromiso solidario con los  hermanos necesitados. La Jornada Mundial de los Pobres se presenta también este año como una sana provocación sobre nuestro estilo de vida y sobre tantas pobrezas  del momento presente.

 

Algunos meses atrás, el mundo estaba saliendo de la tempestad de la pandemia, mostrando  signos de recuperación económica que traería alivio a millones de personas empobrecidas por la  pérdida del empleo. Se vislumbraba un poco de serenidad que, sin olvidar el dolor por la pérdida de los seres queridos, prometía finalmente poder regresar a las relaciones interpersonales directas, a  reencontrarnos sin limitaciones o restricciones. Y es entonces que ha aparecido en el horizonte una  nueva catástrofe, destinada a imponer al mundo un escenario diferente.

 

La guerra en Ucrania vino a agregarse a las guerras regionales que en estos años están trayendo  muerte y destrucción. Pero aquí el cuadro se presenta más complejo por la directa intervención de  una “superpotencia”, que pretende imponer su voluntad contra el principio de autodeterminación de  los pueblos. Se repiten escenas de trágica memoria y una vez más el chantaje recíproco de algunos  poderosos acalla la voz de la humanidad que invoca la paz.

 

¡Cuántos pobres genera la insensatez de la guerra! Dondequiera que se mire, se constata cómo  la violencia afecta a los indefensos y a los más débiles. Deportación de miles de personas,  especialmente niños y niñas, para desarrollarlos e imponerles otra identidad. Se vuelven actuales las  palabras del Salmista ante la destrucción de Jerusalén y el exilio de los jóvenes hebreos: «Junto a los  ríos de Babilonia / nos sentábamos a llorar, / acordándome de Sión. / En los sauces de las orillas /  teníamos colgadas nuestras cítaras. / Allí nuestros carceleros / nos pedían cantos, / y nuestros  opresores, alegría. / [...] ¿Cómo podríamos cantar un canto del Señor / en tierra extranjera?” (Sal  137,1-4).

 

Es una invitación a todas las personas para participar en la VI Jornada Mundial de los Pobres, para hacer examen de conciencia personal y comunitaria, y preguntarnos si la pobreza de Jesucristo es nuestra fiel compañera de vida.

 

Fuente: Aciprensa

Redacción: Natalia Monroy