Lun. Ago 8th, 2022

Un importante médico católico señaló recientemente que «no tiene ningún sentido negarse a dar la sagrada comunión en la boca» en la situación actual de la pandemia de COVID-19. En un artículo titulado «Discronías COVID», el Dr. José María Simón Castellví, presidente emérito de la Federación Internacional de Asociaciones Médicas Católicas , dijo que «las misas, los sacramentos, el agua bendita, las publicaciones, se pueden administrar con seguridad y pocas molestias». «No tiene ningún sentido eliminar el agua bendita de nuestras pilas, ni seguir recomendando ver la misa por televisión , ni negarse a dar la sagrada comunión en la boca, ni eliminar el sacramento de la confesión , ni evitar hacer un gesto de paz o inclinación cuando toque», señaló. « La comunión es para todos y cada uno , no es una efusión general, es algo de persona a persona», señaló.

 

En su artículo, el Dr. Simón Castellví dijo que «puedo entender que en las primeras semanas de una epidemia nueva se sea estricto y se opte por intentar romper radicalmente la cadena de transmisión de la enfermedad». «Sin embargo, ya conocemos bien la transmisión del virus y deberíamos mejorar la calidad de vida de nuestros conciudadanos», señaló. Simón Castellví dijo luego que «por motivos insondables las recomendaciones u obligaciones que nos evacúan las autoridades sanitarias no siempre casan con lo que las Sociedades Científicas o las Reales Academias determinan». El presidente emérito de la FIAMC señaló que «como es natural me interesan también las medidas que se toman en las iglesias, al administrar los sacramentos, al proclamar la Palabra y al ejercitar la Caritas».

 

«No me gustó leer un artículo que criticaba duramente la actuación de la Iglesia en la pandemia de la llamada gripe española de hace cien años. » .

 

Fuente: Aciprensa

Redacción: Natalia Monroy