Casi 30 sacerdotes de la Diócesis de Lurín (Perú) se unieron para limpiar y pelar cinco mil pollos para las familias más pobres de Lima Sur y que no pueden trabajar debido a la cuarentena decretada por el Gobierno para evitar el avance del coronavirus.

 

Según el Ministerio de Salud, Perú tiene más de 19 mil casos confirmados de COVID-19 y 530 fallecidos por la enfermedad.

 

El Gobierno, para luchar contra la expansión del virus, declaró el 15 de marzo cuarentena en todo el país y la inmovilización total los días domingos. Estas medidas, junto al toque de queda, están vigentes hasta el domingo 26 de abril, pero se pueden extender por más días.

 

En su cuenta de Facebook, el secretario general de Cáritas Lurín y director de la Asociación de las Bienaventuranzas, P. Omar Sánchez Portillo, relató que una avícola les donó pollos vivos para ser entregados a los más necesitados.

 

Sin embargo, los voluntarios que apoyan al sacerdote no se iban a dar abasto para preparar la cuantiosa donación de cinco mil pollos, por lo que el P. Sánchez decidió convocar a los sacerdotes de la Diócesis.

 

La convocatoria fue respondida y cerca de 30 sacerdotes se presentaron a trabajar todo el día “pelando pollos, limpiándolos y preparándolos”, con la única motivación de dar de comer a las personas que pasan hambre.

 

“Me siento orgulloso de pertenecer a una Diócesis tan activa, tan viva, tan llena de Dios y de ser parte de un presbiterio lleno de santidad e ilusión por nuestro ministerio sacerdotal”, indicó.

 

Fuente: Aciprensa