El último jueves del mes de Noviembre, Estados Unidos celebra el Día de Acción de Gracias (“Thanksgiving”) que comenzó para dar gracias a Dios por la bendición de la cosecha que recogieron y por el año anterior. Actualmente, está dedicado a dar gracias a Dios por lo recibido durante el año y es la ocasión de reunirse en familia y con amigos para disfrutar de una cena fraterna.

 

Historia

 

La primera cena de agradecimiento la celebró en 1621 un grupo de peregrinos que se reunieron con nativos para darle gracias a Dios por las abundantes cosechas que tuvieron en el nuevo continente.

 

En 1863, el presidente Abraham Lincoln proclamó que el Día de Acción de Gracias se celebraría el último jueves del mes de noviembre y en 1941, el Día de Acción de Gracias fue declarado oficial por el Congreso de los Estados Unidos.

 

Oraciones de Acción de Gracias

 

Oh Dios, te agradecemos por esta tierra, nuestro hogar;

por el ancho cielo y el sol bendito,

por la salada mar y la corriente del agua,

por las inmensas colinas

y los vientos que nunca descansan,

por los árboles y la hierba bajo los pies.

 

Nosotros te agradecemos por nuestros sentidos

con los que escuchamos el canto de las aves,

vemos el esplendor de los campos de verano,

saboreamos las frutas de otoño,

nos regocijamos al sentir la nieve

y respiramos el aliento de la primavera.

 

Danos un corazón muy abierto a toda esta belleza;

y guarda nuestras almas de ser tan ciegas

que pasamos sin ver,

incluso cuando la zarza común

está ardiendo con tu gloria.

Oh Dios, creador nuestro,

que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

 

(Traducido de: Living God’s Justice: Reflections and Prayers, compiled by The Roundtable Association of Diocesan Social Action Directors)

 

 

Oración para la cena de Acción de Gracias

Oh Dios misericordioso, te damos gracias por tu generosidad desbordante para con nosotros. Gracias por la bendición de los alimentos que comemos y especialmente por la fiesta de este día. Gracias por nuestro hogar, la familia y amigos, especialmente por la presencia de los aquí reunidos.

Gracias por nuestra salud, nuestro trabajo y nuestro juego. Por favor, envía tu ayuda a aquellos que tienen hambre, están solos, enfermos y sufriendo la guerra y la violencia.

Abre nuestros corazones a tu amor. Te pedimos tu bendición por Cristo, tu Hijo. Amén.

(Traducido de: Celebrating Faith: Year-round Activities For Catholic Families, by Mary Cronk Farrell)

 

 

Oración Final

Esta Acción de Gracias nos permite, a aquellos que tienen mucho y aquellos que tienen poco, reunirnos en la mesa de bienvenida del Señor. En esta fiesta bendita, ricos y pobres debemos recordar que somos llamados a servir a los demás y a caminar juntos en el mundo de la gracia de Dios. Por ello, con corazones agradecidos alabemos a nuestro Dios que como un padre amoroso no nos niega lo bueno. Amén.

 

(Traducido de:  Songs of Our Hearts, Meditations of Our Souls: Prayers for Black Catholics, edited by Cecilia A. Moor, Ph.D., C. Vanessa White, D.Min., and Paul M. Marshall, S.M.).

 

Nota basada en información de Aciprensa
 
 
 
Nota enviada por la periodista Teresita González a webmaster