En nuestras sección de evangelización te compartimos el Salmo 91, de protección para vencer el miedo.

Salmo 91

 

1.Tú que habitas al amparo del Altísimo y resides a la sombra del Omnipotente,”

  1. dile al Señor: “Mi amparo, mi refugio, mi Dios, en quien yo pongo mi confianza”.

3.Él te librará del lazo del cazador y del azote de la desgracia; 4.te cubrirá con sus plumas y hallarás bajo sus alas un refugio.

5.No temerás los miedos de la noche ni la flecha disparada de día, “

6.ni la peste que avanza en las tinieblas, ni la plaga que azota a pleno sol.

7.Aunque caigan mil hombres a tu lado y diez mil, a tu derecha, tú estarás fuera de peligro: su lealtad será tu escudo y armadura.

8.Basta que mires con tus ojos y verás cómo se le paga al impío.

9.Pero tú dices: “Mi amparo es el Señor”, tú has hecho del Altísimo tu asilo.

10.La desgracia no te alcanzará ni la plaga se acercará a tu tienda:

11.pues a los ángeles les ha ordenado que te escolten en todos tus caminos.

12.En sus manos te habrán de sostener para que no tropiece tu pie en alguna piedra;

13.andarás sobre víboras y leones y pisarás cachorros y dragones.

14.”Pues a mí se acogió, lo libraré, lo protegeré, pues mi Nombre conoció.

15.Si me invoca, yo le responderé, y en la angustia estaré junto a él, lo salvaré, le rendiré honores. 16.Alargaré sus días como lo desea y haré que pueda ver mi salvación”.”