Mié. Feb 1st, 2023

Es que la espiritualidad de san Charles no se basa tanto en la vida pública de Jesús, donde sus prédicas y milagros se hacen visibles, sino que se inspira en los 30 años anteriores. San Charles se fijó que la vida escondida de nuestro Señor también tuvo un propósito y un alto contenido de enseñanza, pues, es un modelo de santidad en la vida ordinaria. Lo genial de este Santo es que tuvo la suficiente humildad como para dedicarse al proceso -aparentemente ingrato- del desbrozamiento, pues, los frutos no son inmediatos.

¿Qué tiene que ver esto conmigo y contigo?

De forma que, con su vida y testimonio, se pueda eliminar cualquier prejuicio que perturbe la siembra fecunda de la Palabra de DIOS. A continuación te presento algunas formas de hacer apostolado , según las enseñanzas que el predicador católico Christian Huerta nos da de san Charles de Foucauld y de un escrito del Papa León XIII .

¡Concéntrate en el momento presente!

Es allí mismo donde podemos servir a nuestro Señor. Entender la vida de esta forma nos ayudará a combatir la ansiedad, no solo nuestra, sino también la de nuestro entorno.

Ser humilde… sí, también entra en el apostolado

“La madre de todas las virtudes es la humildad”. No hay forma de que podamos experimentar la paz de nuestro Señor si somos soberbios. Porque se necesita humildad para balancear tanto la confianza en sus designios, como el dejarnos inspirar y guiar por Él para la toma de decisiones. Estos 2 aspectos son las 2 caras de una misma moneda que representa sabernos manejar en la vida.

De ahí que nuestro Señor nos dice que nuestras almas hallarán descanso. La humildad no solo produce frutos en nuestra propia vida, sino que nos hace accesibles a los demás.

El apostolado de la sonrisa

La sonrisa puede cambiar la atmósfera del grupo, el clima laboral, aliviar las tensiones innecesarias y aumentar la calidad de vida. Si se te hace difícil sonreír a ciertas personas, sonríele a Cristo que vive dentro de todos. El que ama al Señor es el mejor en lo que hace, pues no hace las cosas por cumplir, sino por amor a su Señor.

Procura ser lo mejor que puedas ser

Más aún, podemos fomentar en ellas la atracción al bien y, por lo tanto, a nuestro Señor, el Bien Supremo.

Discierne sin condenar

Se requiere de amor e inteligencia para comprender a nuestro prójimo.

No hables mal de otras personas

El Papa León XIII nos aconseja, primero, experimentar compasión por la persona criticada y por la persona que critica a los demás . El amor es creativo.

Finalmente, tengamos en cuenta que muchos de los que nos rodean, sobre todo en sociedades latinoamericanas, probablemente conocen la ley de DIOS o han escuchado algo de ella. Sin embargo, su vida no refleja dicho conocimiento. San Pablo resumía esta experiencia como “no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero”.

Bonus: un consejo adicional

En este sentido, si de verdad queremos hacer apostolado entre nuestros hermanos y hermanas, es nuestro llamado hacerles conocer el amor de nuestro Señor, su ternura y delicadeza. La emoción intensa y felicidad profunda que sentimos cuando nos damos cuenta de su amor.


Fuente: Catholic link