«Nadie puede servir a dos señores; porque aborrecerá a uno y amará al otro; o bien se entregará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y al Dinero» Mateo 6, 24

Cuando tenemos un serio problema al que no encontramos solución, la mejor recomendación es hablar con tu sacerdote amigo porque en ellos se encuentra los mejores consejos.

 

El mejor propósito

El mejor propósito que podemos adoptar para vivir en la cercanía de Dios, es el amor. Un amor incondicional para a todos, incluyendo a nuestros enemigos, sobre todo a ellos.

 

Es como indicaba Chiara Lubich, la fundadora del movimiento de los Focolares. Ella decía:

“Debemos amar a todos. Amar de primero, amar, aunque no nos amen”.

 

La clave de todo está en el amor. Nos iluminará el camino de santidad, y podremos atravesarlo, aunque esté lleno de obstáculos y espinas.

 

En la oscuridad hace falta luz

 

Las Escrituras nos dicen que es un camino angosto, difícil de hallar.  

Andando en tinieblas, nadie puede encontrar lo que busca. Necesitamos la luz de la gracia santificante y del amor para iluminarnos.

 

«Entrad por la entrada estrecha; porque ancha es la entrada y espacioso el camino que lleva a la perdición, y son muchos los que entran por ella; mas ¡qué estrecha la entrada y qué angosto el camino que lleva a la Vida!; y pocos son los que lo encuentran«.

Mateo 7, 13-14

 

Encontrarás tu camino

Tú, dedícate a amar y comprenderás. Hallarás el camino y tu destino y un propósito digno. El amor te abrirá los ojos a la vida y al propósito que estás buscando.

 

Reflexión Encontrar un propósito en audio:

 

 

 

 

 

Fuente. Aleteia – Claudio Castro