Lun. Ago 15th, 2022

Recordemos, la gracia es aquella vida divina que, habitando en nuestra alma, nos torna hijos adoptivos de Dios. Hijo de Dios, en sentido amplio, es todo el mundo, incluso toda la Creación, entendiendo este sentido amplio como que son “hijos” todas las criaturas de Dios.

 

Pero ¿si ya todos eran hijos de Dios, incluso antes de la venida de Jesús, entonces porqué había y hay tanta maldad en los hombres? Porque en sentido estricto, no todos son hijos de Dios, sino aquellos en los que vive la gracia de Dios, gracia que se adquiere con el bautismo, se pierde con el pecado, y se recupera con la confesión.

 

Primero digamos con Santo Tomás que Dios está en toda criatura, incluso en los demonios y en las piedras que configuran el infierno material. “Dios está presente en todas las cosas por potencia, porque todo está sometido a su poder. Está por presencia, porque todo está patente y descubierto a sus ojos. Y está por esencia, porque actúa en todo como causa de su ser”.

 

Es decir, el orgullo del hombre -para sólo con este ejemplo mostrar la total dependencia de todo con el Creador- no es más que algo ridículo. Por potencia dependemos del Señor, porque Dios puede hacer con nosotros lo que quiera, incluso reducirnos a la nada, inclusive elevarnos hasta la mayor de las alturas, o hundirnos en la mayor de las miserias.

 

Pero no es esta existencia de Dios en nosotros -la de la potencia, presencia y esencia- la única que quiere el Creador; esta presencia existe en toda y cada criatura. Dios quiere habitar en nosotros con su gracia, de una manera muy especial. «Si alguien me ama, guardará mi palabra y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos en él nuestra morada», dice el Señor . La existencia que Dios quiere en nosotros es la existencia de la gracia, esa existencia que sí nos hace, en sentido estricto, hijos de Dios.

 

Es aquella “presencia íntima de Dios, uno y trino, como Padre y como Amigo. Este es el hecho colosal que constituye la propia esencia de la inhabitación de la Santísima Trinidad en el alma justificada por la gracia santificante y por la caridad sobrenatural. En el cristiano, la inhabitación equivale a la unión hipostática en la persona de Cristo, si bien que no sea ella, sino sí la gracia santificante, la que nos constituye formalmente hijos adoptivos de Dios. La gracia santificante penetra y embebe formalmente nuestra alma, divinizadala. Pero la divina inhabitación es como la encarnación en nuestras almas de lo absolutamente divino: del propio ser de Dios tal como es en sí mismo, uno en esencia y trino en personas”

.

En el alma en gracia de Dios, que no se reconoce por tanto en el pecado grave, Dios habita como amigo, como Padre, como que encontrándose en ella, haciendo de ella una morada permanente, divinizandola, dándole sus dones, su vida íntima. Bien es cierto que adquirida la gracia de Dios, ella se pierde y cuán comúnmente- por el pecado mortal. Podemos concluir de acuerdo a lo anterior, que la gracia se pierde porque el hombre no alimentó su unión con Dios mientras permanecía en gracia, sino que este vínculo se fue debilitando. 

 

Dios vivía como amigo en el alma de ese hombre, pero el hombre no respondía mucho a la amistad de su Divino Huésped; comenzó a escuchar la voz de sus malas inclinaciones, o la voz de satanás, hasta que un día decidió despedirlo prefiriendo el pecado. Para recuperar o fortalecer la unión con Dios, está el recurso a la gracia.

 

 

 

Fuente: Catholic.net

Redacción: Natalia monroy