Una estatua histórica de la Virgen María derribada por una multitud hace más de 100 años fue replicada y ubicada en el lugar original donde yacía en la Ciudad Vieja de Praga (República Checa).

 

El 4 de junio se colocó la réplica exacta de una estatua de la Virgen María del siglo XVII en el lugar original donde se encontraba: la Plaza de la Ciudad Vieja de Praga, en República Checa. El 3 de noviembre de 1918, la imagen mariana coronada con estrellas y la columna de 52 pies sobre la que estaba fueron derribadas por una multitud de hombres violentos liderados por el escritor Franta Sauer.

 

La réplica se logró gracias al esfuerzo de una asociación de historiadores, artistas y católicos que trabajaron por más de 30 años para recrear la imagen y obtener el permiso de la ciudad para devolver la columna mariana a su lugar histórico.

 

 

Fuente del vídeo: canal celebrants India

 

“La columna mariana”, como se la llama, se erigió en la plaza checa acompañada del “canto de canciones marianas, del sonido de las campanas de la torre de la Madre de Dios ubicada frente a Týn [Iglesia] y el aplauso de las personas presentes”, dijo Karel Kavička, cofundador de la Sociedad para la Restauración de la Columna Mariana en la Plaza de la Ciudad Vieja de Praga, 

 

Kavička, que tiene grados avanzados en Filosofía y Teología y está escribiendo un libro sobre la historia y la restauración de la columna mariana, observó que durante el evento los católicos checos expresaron su alegría por la colocación de la estatua, pero también muchos protestantes y no creyentes, que apoyaron el proyecto por su importancia histórica y artística.

 

La Sociedad para la Restauración de la Columna Mariana en la Plaza de la Ciudad Vieja de Praga se estableció en abril de 1990, “inmediatamente después de la caída del régimen comunista totalitario”.

 

“Seguimos las iniciativas de nuestros antepasados, que buscaron restaurar la columna inmediatamente después de su demolición”, dijo Kavička. “Estas actividades fueron interrumpidas por la ocupación nazi, la Segunda Guerra Mundial y luego el régimen comunista. Nos prometimos que nuestra iniciativa sería la última en cumplir los deseos de muchas generaciones”, añadió.

 

Para Kavička, por la historia de su país, la reconstrucción de la columna mariana representa “una oportunidad para la paz con la esperanza de un futuro mejor”. “Desde el principio, nos hemos esforzado por hacer de este pilar un símbolo de reconciliación. ¿Quién puede ser un mejor símbolo de paz que la Virgen María?”, dijo.

 

La estatua de María, ahora restaurada y ubicada en la Plaza de la Ciudad Vieja de Praga, no es la única de su tipo en la República Checa. En todo el país hay “docenas de columnas marianas en las plazas de muchas ciudades”, señaló Kavička.

 

Estas estatuas de la época barroca, y en algunos casos del Renacimiento, “fueron construidas por los ciudadanos y representantes de estas ciudades para agradecerles su protección en tiempos de epidemias y peste o para agradecer a la Virgen María”, añadió.

 

La estatua fue construida y erigida originalmente por el emperador Habsburgo Fernando III, después del final de la Guerra de los Treinta Años en 1648, como acción de gracias por el fin del asedio del ejército sueco a Praga.

 

“El pueblo de Praga” quiso la estatua original y “presionó al emperador Habsburgo Fernando III para que le permitiera erigirla”, dijo Jan Bradna, un escultor y miembro de la Sociedad, a la BBC.

 

Kavička explicó que después del colapso del católico Imperio Austrohúngaro la estatua de la Virgen María “se presentó como un símbolo político, un símbolo de la esclavitud de la nación”. Después del establecimiento de Checoslovaquia como una república independiente en 1918, la Iglesia Católica fue asociada con la monarquía caída y fue difamada, añadió.

 

Fuente: Aciprensa