Lun. Ago 8th, 2022

El Papa Francisco es acompañado en su 33º viaje internacional por la imagen de la Virgen de Loreto, patrona de los aviadores. Monseñor dal Cin: «Es una invitación a llevar la presencia de María en nuestros corazones porque es la Virgen quien nos abre las puertas para crecer en humanidad y fraternidad».

Ya se cumplió el primer día del Papa en Irak, su primer viaje apostólico de 2021, y comenzó con su agenda programada para la visita al país. ¿Sabías por qué lo acompaña la Virgen de Loreto?

La Virgen de Loreto que está con el Papa en Irak

La Virgen de Loreto es una advocación mariana que surgió en el siglo XIII y está relacionada, según la tradición, con el milagroso traslado de Nazaret a Europa, de la casa en que la Virgen y San José criaron a Jesús. Según esa misma tradición, los ángeles llevaron la casa cruzando el Mar Mediterráneo.

Según otras versiones, este santuario comenzó a existir cuando los Cruzados tomaron a Jerusalén y hacia el año 1200 empezaron a llevar a Italia materiales de la Tierra Santa para construir una réplica o imitación de lo que pudo ser la casita de Jesús, José y María de Nazaret.

Como fuere, el santuario dedicado al hogar de la Sagrada Familia se convirtió en un centro de peregrinación de miles de devotos que presenciaron extraordinarios milagros.

Los Papas y la Virgen de Loreto

Se trata de una virgencita, con un rostro oscuro que recuerda a los iconos bizantinos, muy querida por los Papas como, por ejemplo, Pío IX que era originario de la región de las Marcas y devoto de la Virgen de Loreto donó su cruz pectoral y su anillo al Santuario una vez que se convirtió en Papa. Loreto también está vinculado al primer viaje en tren, fuera del Vaticano, de Juan XXIII que confió el Concilio a la Virgen el 4 de octubre de 1962.  Juan Pablo II también vino a Loreto en 1979, poco antes de ir a la ONU. Volvió otras veces en el curso de su largo magisterio porque para él Loreto era el «corazón mariano de la cristiandad».

En 2007 y 2012 Benedicto XVI visitó Marche, la última vez con motivo del 50 aniversario de la visita de Juan XXIII. «Aquí en Loreto -dijo- encontramos una casa que nos permite quedarnos, habitar, y que al mismo tiempo nos hace caminar, nos recuerda que todos somos peregrinos, que debemos estar siempre en camino hacia otra casa, hacia la casa definitiva, hacia la Ciudad eterna, la morada de Dios con la humanidad redimida».

Un mensaje de paz y esperanza

En el viaje del Papa Francisco a Iraq, la presencia de la Virgen de Loreto es «una invitación a mirar más allá» y a recorrer juntos el camino de la fraternidad: así lo dijo monseñor Fabio Dal Cin, arzobispo delegado pontificio de Loreto:

Entrevista con Monseñor Fabio Dal Cin

R. – Es un hermoso mensaje, es también un mensaje de esperanza porque es el primer viaje del Santo Padre desde que estalló la pandemia. La imagen de la Virgen de Loreto en este año en que se celebra el Jubileo de Loreto se convierte en una referencia significativa porque el Papa que trae consigo a la Virgen de Loreto expresa lo que el Santo Padre ha manifestado siempre con mucha profundidad y al mismo tiempo con mucha sencillez, la confianza en la Madre de Dios que protege el camino no de Roma a Iraq sino en el camino de la vida. Ella nos enseña a volar alto precisamente porque protege a los viajeros, y en esto podemos ver un mensaje que se desprende de este gesto: la invitación a mirar al cielo para ir más allá de nuestros límites y nuestras fronteras, para caminar y construir junto a todos los hombres de buena voluntad esa casa común que es la familia humana. Un gesto de paz y fraternidad que se ve reforzado por la imagen de la Virgen de Loreto que hace referencia a su Santa Casa, conservada aquí en Loreto.

La devoción de Francisco a la Virgen de Loreto se ha explicitado de varias maneras, como la inclusión en el calendario romano de la fiesta de la Virgen de Loreto, el 10 de diciembre, pero también con la adición de tres invocaciones a las letanías lauretanas, una de ellas dedicada a los emigrantes. ¿Qué significa para usted esta atención del Papa Francisco a la Santa Casa y a la Virgen de Loreto?

R. – El Santuario de Loreto, en su expresión de vitalidad eclesial, con sus devotos y peregrinos, está muy agradecido al Santo Padre por el don del Jubileo de Loreto que ha extendido también para dar la oportunidad de beneficiarse de la gracia del Jubileo que es la de volar alto en la vida. La inclusión de las tres invocaciones marca esta nuestra época, marcada por una gran necesidad de sentirse amado por la humanidad que necesita misericordia y esperanza. La referencia a los migrantes es un signo de la historia que estamos viviendo, hay todo un continente de pueblos, de gente, de familias, de personas que se desplazan por la tierra en busca de un hogar, de trabajo, de serenidad y esta invocación hace que todos nos sintamos atentos a la condición de nuestros hermanos. También nos hace percibir cómo todos estamos en una peregrinación, en un viaje, sobre todo en nuestro corazón, que debe estar abierto y debe asumir las necesidades y exigencias de las personas que tienen derecho a encontrar la paz y la serenidad para expresar plenamente su humanidad. En este sentido, estas tres invocaciones fotografían las urgencias espirituales que afectan a las personas de nuestro tiempo.

La Santa Casa de Loreto

El lema del viaje a Iraq es: «Todos sois hermanos», tomado del Evangelio de Mateo. ¿Hasta qué punto la Virgen de Loreto es también portadora de este mensaje, hasta qué punto su presencia silenciosa puede influir en la peregrinación del Papa?

R. – Cuando me enteré de la iniciativa del Papa de llevar consigo la imagen de Nuestra Señora de Loreto, mi pensamiento se dirigió al Jubileo de Loreto que estamos viviendo, pero también al primer viaje de María cuando salió de su casa, tras el anuncio del ángel, para llevar ayuda, consuelo y esperanza a su prima Isabel que lo necesitaba. Me gusta pensar que, como María, que dejó su Santa Casa, y aquí en Loreto se guarda su gran reliquia, así también el Papa deja su casa, el Vaticano, para llevar ayuda y consuelo a una población que lleva décadas esperando este encuentro con el sucesor de Pedro. Creo que es una invitación para que todos llevemos la presencia de María en nuestro corazón, porque es la Virgen la que abre el camino, la que abre las puertas para ayudarnos a todos en la humanidad y en la fraternidad, que es el objetivo de esta visita. Es un abrazo a todos los pueblos, a los devotos, a los peregrinos de Oriente que no pueden llegar a la Santa Casa, y el Papa, llevando consigo la imagen de Nuestra Señora de Loreto, lleva la Santa Casa que viene así a abrazar a todo Oriente y de manera especial al pueblo de Iraq.

 

Fuente: Vatican News
Fuente 2: ChurchPop