Las recientes declaraciones del presidente de la Conferencia Episcopal de Alemania, Mons. Georg Bätzing, evidencian los peligros del “camino sinodal” alemán para la Iglesia Católica en todo el mundo, advirtió un reconocido teólogo latinoamericano.

 

Fray Nelson Medina, fraile dominico colombiano y doctor en Teología Fundamental, dijo que las recientes “declaraciones tan claras” de Mons. Georg Bätzing, también Obispo de Limburgo, “nos hacen ver la dimensión de lo que está sucediendo, el riesgo en el que están millones de fieles en Alemania y el daño que todo esto puede traer más allá de las fronteras de Alemania al conjunto del pueblo católico”.

 

Mons. Bätzing fue entrevistado recientemente por la cadena aliada ACI Stampa, agencia en italiano del Grupo ACI.

 

En esa entrevista, el Prelado alemán se mostró favorable al diaconado femenino, asegurando que “en la teología ha habido elaboradas argumentaciones a favor de una apertura del ministerio sacramental también para las mujeres”.

 

Mons. Bätzing dijo que también se aborda el tema de la bendición a parejas homosexuales dentro del “camino sinodal”, a pesar de que la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano indicó que este tipo de uniones no pueden ser bendecidas por la Iglesia.

 

Aunque estos y otros temas controversiales se abordan en el camino sinodal alemán, Mons. Bätzing negó los señalamientos de que son “cismáticos o que queremos separarnos de Roma como Iglesia nacional alemana”.

 

“Nuestro vínculo con Roma y el Santo Padre es muy estrecho”, aseguró.

El llamado camino sinodal comenzó formalmente durante la primera semana de Adviento de 2019, pero la primera reunión de la asamblea sinodal se convocó en enero de 2020. La expectativa es culminar en 2022.

 

Los grupos de trabajo de la asamblea ofrecerán cambios propuestos a varios aspectos de la enseñanza y la disciplina de la Iglesia, incluyendo la inclusión de la ordenación de mujeres, la abolición del celibato clerical y el cambio en la moral sexual.

 

En junio de 2019, el Papa Francisco envió una carta en la que alertó sobre los distintos problemas de la Iglesia y en la que recordó que lo esencial en el país es retomar la evangelización.

 

Además, el Vaticano ha intervenido en más de una ocasión para advertir sobre la problemática del camino sinodal, que se realiza junto a los fieles del Comité Central de Católicos Alemanes (ZdK).

 

Una actitud que “no corresponde al ser de la Iglesia”

 

En su diálogo este 7 de mayo, Fray Nelson Medina señaló que en la entrevista de Mons. Bätzing con ACI Stampa “no aparece” la Sagrada Escritura, la Tradición de la Iglesia, la liturgia y “todo aquello que constituye la vida misma de la Iglesia”.

 

“Lo que tenemos (en la entrevista) es que la gente quiere, que la gente exige, que la gente espera y que la gente protesta”, señaló, y “esta manera de argumentar tiene un valor en la medida en que muestra una sensibilidad para escuchar las voces de hoy”.

 

Sin embargo, precisó, “la Iglesia, lo mismo que Jesucristo, no es solo de hoy, no tiene que responder solamente al hoy”.

 

“La Iglesia hunde sus raíces en la sangre de los mártires, en la luz de los doctores, en el testimonio discreto pero tan eficaz de las vírgenes consagradas, los ermitaños. Esas voces no se pueden perder”, señaló.

 

Además, advirtió, “cuando queremos responder únicamente a las exigencias de la gente hoy, la Iglesia empieza a perder su identidad para transformarse en algo diferente”.

 

“Las comparaciones que se me ocurren no son muy amables, pero las voy a decir: parece como una agencia de relaciones públicas de una empresa, una empresa que analiza, ‘ahora la gente no quiere bebidas azucaradas, entonces vamos a ofrecerles bebidas con edulcorantes artificiales’”, indicó.

 

“En el fondo, lo que se está haciendo es decirle a la sociedad ‘cuéntenos ustedes cómo tenemos que ser nosotros para que ustedes sigan con nosotros’”, criticó.

 

Para Fray Nelson, “esa actitud en sí misma no corresponde ni a la vida de Cristo ni a la vida de los apóstoles ni a la vida de los mártires. No corresponde al ser de la Iglesia”.

 

La actitud de Mons. Bätzing, dijo, “tampoco corresponde al ministerio de un obispo”.

 

“¿Cómo podría ser luz del mundo una Iglesia que a cada paso le pregunta al mundo qué es lo que ustedes quieren que nosotros seamos?”, cuestionó.

 

Al tomar en cuenta estos factores, advirtió, “también nos damos cuenta de hasta qué punto decidir de esa forma es romper con el ser mismo de la Iglesia”.

 

El que haya cisma o no haya cisma no lo determina simplemente un obispo ni las palabras de un obispo”, indicó.

 

Si Mons. Bätzing dice que no hay cisma, eso no elimina la actitud cismática. Porque los hechos son los que importan aquí. Y los hechos que se están dando son un modo de deliberación de una serie de decisiones que rompen con la posición clara, muy clara, de la Iglesia en muchos temas”.

 

Para Fray Nelson “hay muchos motivos de preocupación que no disminuyen sino que aumentan con una declaración como esta”.

 

El religioso y teólogo colombiano subrayó luego que estos motivos “se convierten también en razones de seguir buscando caminos de diálogo y sobre todo seguir insistiendo por la vía de la oración”.

 

 

 

Fuente: Aciprensa