Sáb. Nov 26th, 2022

El Arzobispado de Santiago de Compostela se ha visto obligado a recordar que la supuesta ordenación de una mujer es “ilícita e inválida”, por lo que ni ella ni quienes la siguen “celebran válidamente los sacramentos ni están en comunión con la Iglesia Católica”.

El pasado fin de semana el diario digital El Español publicó una entrevista con Cristina Moreira, a la que presentó como “primera española en oficiar misa y casada con un cura”. El diario asegura que Moreira “oficia su misa católica, apostólica y romana cada vez que puede” en un local. “Aquí la celebro todos los domingos. Y más días sí me apetece. Nadie puede separarme de este sacramento porque yo soy ministra de este sacramento”, presume Moreira.

En el local se reúne con la llamada Comunidade Cristiá del Home Novo, que se define en las redes sociales como “una comunidad de base de organización laica y democrática, situados en el humanismo cristiano y en la galleguidad”. Además, aseguran que «hacemos celebraciones eucarísticas; conocemos su Palabra. Adoramos a Dios, que nos viene a liberar y sanar, que ama y acoge a sus hijos sin exclusión».

Un misterioso Obispo varón sin identificar

La Archidiócesis de Santiago de Compostela, que ha tenido que salir al paso de las apariciones públicas de esta mujer en el pasado, subraya que la llamada ordenación de Moreira hay que darla por “supuesta”, ya que “no consta ni el Obispo católico, ni el lugar, ni la fecha”.

En todo caso, el Arzobispado considera que “se habría atentado la ritualización del Sacramento”. En conclusión, la pretendida llegada de esta mujer al sacramento del Orden en el grado del presbiterado “es ilícita e inválida” y, por tanto, la coloca fuera de la comunión eclesial junto a sus seguidores.

En la página de Facebook de esta agrupación se explica, en una entrada del 20 de mayo de 2020, que Moreira es “presbítera según el rito católico romano, ordenada en la sede de la Asociación de Presbíteras Católicas por la obispa Bridget Mary Mehan que heredó la sucesión apostólica de manos de un obispo”. Esta obispa, cuyo apellido es Meehan, no Mehan, habría alcanzado la dignidad episcopal en abril de 2009 en Santa Bárbara, siendo la primera en hacerlo. No se especifica el nombre del supuesto obispo católico que la habría ordenado.

San Juan Pablo II, sacerdocio y mujer

El Arzobispado de Santiago de Compostela recuerda además que el sacerdocio no es un privilegio, sino un ministerio que tiene una misión determinada cuyo garante es la sucesión apostólica.

Así mismo, subraya que San Juan Pablo II “descartó toda posibilidad de debate dentro de la Iglesia sobre la posibilidad de aceptar el sacerdocio femenino” porque el mismo Cristo fue quien “determinó que fueran varones quienes ejerzan este ministerio”.

“La Iglesia no tiene de ninguna manera la facultad de darle a las mujeres la ordenación sacerdotal, y esta sentencia debe ser considerada de modo definitivo por todos los fieles de la Iglesia”, recuerda San Juan Pablo II en la carta apostólica Ordinatio Sacerdotalis.


Fuente: Aciprensa

Redacción: Natalia Monroy