Jue. Feb 2nd, 2023

Al concluir este domingo 23 de octubre la gran misión arquidiocesana en Popayán, su arzobispo Omar Alberto Sánchez Cubillos, dio un parte de alegría y satisfacción por la labor misionera que se desarrolló durante una semana de recorrido en campos y veredas del Cauca. Allí se constató una vez más la fe de sus gentes y la necesidad de acompañamiento a estos territorios tan golpeados por la violencia y el abandono.
 

“Con gran satisfacción, constatando el amor, el servicio y la generosidad de los más de 800 misioneros que se desplegaron en estos nueve territorios del sur, del norte y el centro, estamos dando un parte de alegría de haber renovado la vocación esencial de la Iglesia y su naturaleza de acción misionera (…) Nos vamos muy comprometidos y con un balance exitoso por los testimonios que como Iglesia hemos podido constatar en esta semana maravillosa”.
 

Esta salida misionera que se realizó del 16 al 23 de octubre, bajo el lema: “Con Jesús María el Cauca tiene vida”, estuvo acompañada de más de 800 laicos, sacerdotes, religiosos, religiosas y el obispo, integrantes de las 92 parroquias de este territorio caucano, quienes se dieron a la tarea de visitar nueve parroquias que corresponden a los arciprestazgos de esta Jurisdicción.
 

“Ellos con su alma misionera y a pesar de las inclemencias del tiempo, con sacrificio, con osadía, con audacia, salieron con toda la fuerza del Espíritu Santo a visitar y acompañar a las comunidades presentes en los campos y veredas, quienes los acogieron con mucho cariño, abriendo las puertas de su corazón y de sus hogares para recibir el mensaje que les llevábamos”.
 

El prelado observó que a pesar de la crisis social que en estos territorios pueda existir, por causa de los grupos armados, los cultivos ilícitos, la pobreza, las desigualdades, entre otros aspectos, esto no escatima que, en el Cauca haya un gran potencial “gentes hermosas, capaces, trabajadoras, alegres, con vocación de comunión, así que desde aquí, desde el Cauca, con sus dolores y esperanzas nos sentimos orgullosos de esta gran misión. Celebro y doy gracias a Dios por este gran y generoso objetivo misionero cumplido, por la capacidad de este pueblo de recibir una voz nueva y renovada de Jesús como salvador”.
 

El envío misionero se hizo a las 9 parroquias o centros de Misión: Por el Norte a las parroquias de Miranda. Timba y Piendamó; zona sur los misioneros partieron hacia las parroquias de San Lorenzo en la Vega, San Lorenzo, y Balboa; y por la Vicaria del Centro, los misioneros  visitaron las parroquias: El Rosario – Cajibío, Paispamba, y la Parroquia de Santísima Trinidad en Popayán.



Fuente: Conferencia Episcopal de Colombi