Lun. Ago 8th, 2022

Continúa la huida de los habitantes de Cabo Delgado, la provincia del norte de Mozambique en la que se lleva a cabo una insurgencia liderada por grupos armados yihadistas desde 2017. Según el último informe de la organización internacional para las migraciones (OIM), el número de los desplazados en la provincia va en aumento, una de las causas, es por los ataques de los rebeldes armados en las zonas de Nangade, Meluco, Macomia y el archipiélago de las Quirimbas. A esta cifra también se le une personas que fueron desplazadas como resultado de ataques en la provincia de Niassa en diciembre.

 

La mayoría de la provincia de Cabo Delgado, Pemba, es el distrito que acoge el mayor número de desplazados internos (152.000), seguido de Metuge (124.000).  Así mismo, según la OIM, los niños representan cerca de la mitad de la población desplazada, por tal motivo, temas como la alimentación y el alojamiento son las principales necesidades a resolver, sumando que los niños también pueden ser víctimas de secuestro por parte de grupos armados, de hecho, en febrero, al menos siete niños fueron secuestrados por hombres armados, entre ellos tres niñas y cuatro niños, como afirma MSF, al tiempo que expresa el temor de que los niños pudieran ser reclutados como soldados u obligados a contraer matrimonios forzados. 

 
Redacción: Natalia Manroy