Asia Bibi, la madre católica que estuvo diez años presa y condenada en Pakistán acusada falsamente de blasfemia, publicó un video desde el exilio en Canadá para animar a los creyentes a mantenerse siempre fieles, incluso si es necesario sacrificarlo todo.

“Yo, Asia Bibi, hija de Salamat Masih, creo en Jesús. Y hoy quiero declarar una cosa al mundo: que no hice nada malo para merecer lo que sufrí durante diez años”, dice la mujer en un video publicado en Youtube el 8 de septiembre.

“Fui una prisionera condenada a muerte. Me acusaron de blasfemia, pero se me dio la libertad a través de Jesús y nunca dejé que mi fe se debilitara”, agrega.

“Mi fe es lo suficientemente fuerte que quiero pedirles: no se alejen de lo que creen. A todo el mundo, por favor manténganse fieles a lo que creen. Y para todo el mundo mi mensaje es el mismo, manténganse fieles a lo que creen incluso si tienen que afrontar la espada, manténganse firmes con su fe, incluso si tienen que sacrificarlo todo”, subraya Asia Bibi en el video en el que solo se oye su voz y no se le puede ver.

La dura ley antiblasfemia pakistaní fue establecida en la época colonial británica para evitar choques religiosos, pero en la década de 1980 varias reformas auspiciadas por el dictador Zia ul Haq favorecieron el abuso de esta norma.

Desde entonces se han producido más de un millar de acusaciones de blasfemia, un delito que puede llevar la pena de muerte, aunque todavía nunca se ha llevado a cabo esa condena.

Mira el video de su mensaje:

Fuente: Aciprensa

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest