En Radio María Play conoce a Santa Dorotea nuestra Santa Radio María del 6 de febrero, te compartimos su biografía y propósito del día. 

Nació en Cesarea de Capadocia a fines del Siglo III, Dorotea era conocida por amar a Dios y defender su fe sin importar las consecuencias, lo que la llevo a ser perseguida. 

Para ese entonces el imperio romano estaba sometido a fuertes tensiones se culpaba a los cristianos de todo lo que ocurría y se generó la más cruel persecución. En Cesarea gobernaba Saprizio quien al escuchar la fama de Dorotea ordeno apresarla para interrogarla.

Al ver Saprizio a Dorotea le dijo:

“He mandado traerte para que ofrezcas sacrificios a los dioses inmortales, según la ley de nuestros augustos príncipes”.

A lo que Dorotea le responde: “El Dios que está en el cielo es la augusta Majestad, sólo a Él sirvo: Adorarás al Señor, tu Dios y a él sólo servirás. Los dioses que no crearon el cielo y la tierra, perecerán de la tierra. Pues bien, a qué emperador debemos obedecer, al terrenal o al celestial, a Dios o a un hombre. Los emperadores son hombres mortales como lo fueron también estos dioses, de los cuales adoráis sus imágenes”.

Saprizio añadió: “Si quieres regresar sana y salva, cambia tu decisión y ofrece el sacrificio a los dioses, de lo contrario te haré castigar por las leyes más severas, para escarmiento de los demás”.

“Ante esto -replicó Dorotea- daré testimonio de temor de Dios, para que todos aprendan a temer a Dios y no a los hombres airados que, como criaturas irracionales o perros rabiosos, se lanzan contra los hombres inocentes, se agitan, se inquietan, ladran insolentes y los desgarran con mordeduras”.

Saprizio al escuchar las respuestas de la Santa decidió convencer a sus hermanas Crista y Calista quienes ya adoraban a dioses invictos, para que convencieran a Dorotea y abandonara el Cristianismo.

Pero Dorotea les mostró a sus hermanas que estaban equivocadas y que estaban pecando al adorar a ídolos y no a Dios, las hermanas arrepentidas le pidieron a Dorotea que intercediera por ellas para ofrecer a Dios su arrepentimiento y alcanzar el perdón.

Luego Dorotea fue torturada de nuevo y Saprizio hizo aplicar en los costados de la joven, antorchas encendidas, y luego la hizo abofetearla hasta desfigurar la cara.

Finalmente ordeno la pena de muerte a espada.

Dorotea exclamó dichosa: “Te agradezco, oh Amado de las almas, porque me invitas a tu Paraíso y a las nupcias celestiales”.

Mientras salía del pretorio, Teófilo, el abogado de Saprizio, en forma irónica le dijo: “Oh tú, esposa de Cristo, mándame rosas y manzanas del paraíso de tu esposo.” Dorotea le respondió: “Sí, te las mandaré”.

Al llegar al lugar del suplicio, oró un instante, y se realizó el prodigio: apareció un niño con tres manzanas y tres rosas. Dorotea le ordenó: “Llévalas a Teófilo y dile: “He aquí, te mando del Paraíso lo que me has pedido”.

Enseguida, la joven fue degollada, y, circundada con la gloria del martirio, fue al encuentro de Cristo.

PROPÓSITO: Nuestro propósito de hoy es volvernos sordos a los ruidos del mundo, a esos ruidos que nos quieren hacer cambiar y pecar, confiemos en Dios y dejemos nuestras vidas en sus manos, Él es nuestro padre y no hay más gracia que construir un camino de santidad para el encuentro con Dios.