Desde 1950 las monjas de clausura del monasterio de Santa Rita de Casia en el centro de Italia reciben como donación vestidos de novia que las mismas religiosas arreglan en su taller para obsequiarlos a mujeres que no tienen los medios para adquirir uno nuevo debido a dificultades económicas.

Hace 600 años este monasterio fue el hogar de Santa Rita, una mujer que sufrió abusos de su esposo y se hizo religiosa luego de enviudar. Se le conoce como “la santa de los imposibles” y muchas mujeres piden su intercesión por el bienestar de su matrimonio.

La popular obra de caridad está a cargo de Sor María Laura, que recibe los vestidos donados y los revisa para ajustarlos o remendarlos. Antes de ser monja trabajaba en el taller de costura de su madre en Toscana.

Una vez recibidos los vestidos, los ordena por talla y color. Después las hermanas la ayudan a cortar, remodelar, coser y ayudan a las novias en el proceso de elección.

“Recientemente la demanda de los vestidos se ha incrementado. Tal vez porque nuestra obra se hizo más conocida o porque la crisis ha aumentado. Pero eso no importa. Estamos felices si nuestro trabajo puede ayudar a los necesitados”, declaró Sor María Laura al periódico italiano La Repubblica.

Este servicio de las religiosas comenzó luego que un grupo de mujeres llevaron sus vestidos como agradecimiento a los milagros que Santa Rita hizo en sus matrimonios. Además, algunas comentan que prefieren donar sus trajes para que otras novias los usen en vez de dejarlos en el armario llenándose de polvo y como alimento de polillas.

"Las novias que están llamando a la puerta del convento de Santa Rita son cientos", dice Sor María Laura. "Pueden llevarse los vestidos gratis. Solo aquellas que quieren (y pueden) dejan una donación (que se usa para las necesidades el monasterio y obras de caridad). Casi todas devuelven el vestido ya que puede ser utilizado por otra novia y así otra pareja de jóvenes será feliz", comentó.

Fuentes de la Basílica del monasterio de Santa Rita de Casia dijeron a ACI Prensa que en los últimos años han seguido recibiendo una gran cantidad de vestidos, por lo cual ahora solicitan que los que vayan a ser donados sean de uso reciente. 

Asimismo comentaron que algunas novias que acuden al monasterio no son necesariamente personas necesitadas sino que buscan hacer un gesto para ayudar a esta obra de las monjas al hacer una donación y, de este modo, colaborar económicamente con el apostolado de las religiosas

Todas las semanas llegan novias de distintos lugares acompañadas por sus madres y hermanas. Para escoger un vestido deben sacar una cita con Sor María Laura. Cuando llegan, la religiosa las lleva a una habitación para que elijan el vestido que quieren y se lo prueben. 

La hermana tiene un don especial para encontrar el vestido correcto para cada novia. En una entrevista al periódico estadounidense The New York Times, dijo que su amor por esta obra de caridad es lo que la ayuda a elegir el vestido apropiado para cada mujer. “Yo sé cuál se llevarán, puedo verlo en su rostro”.

Las hermanas del monasterio de Santa Rita de Casia reciben vestidos de novia de muchas partes del mundo. Si tiene la voluntad de donar el suyo o de pedir uno haga clic en el siguiente enlace:

http://www.santaritadacascia.org/utilita/contatti.php

Fuente:Aciprensa