Para tu oración, lectura y reflexión de este martes 14 de mayo, te compartimos  con la Lectio Divina y Liturgia de las Horas #OraConNosotros 

Lectio Divina

Este es mi mandamiento, que se amen los unos a otros como yo los he amado”. Es la exhortación que Jesús, el Hijo de Dios hizo a sus discípulos y hoy continúa haciéndola a cada uno de nosotros. “Si guardan mis mandamientos permanecerán en mi amor… “El Amor, es el mandamiento principal. Así como Dios nos amó y nos ama estamos llamados a amarnos los unos a los otros. El Amor sana y el Amor es el mismo Dios. A través de su Palabra Jesús el Hijo de Dios nos muestra el Camino para llegar al Padre. Escuchemos y hagamos vida cada una de sus Palabras con el propósito de contribuir en la construcción de la civilización del Amor.


Liturgia de las horas.

Es el resultado de un proceso por el cual aquella doble exhortación del Señor Jesús a la oración y a la oración comunitaria se va estructurando en una serie de súplicas que, distribuidas a lo largo de cada jornada, impregnan todo el día. Germen de esto lo podemos encontrar en la primitiva comunidad cristiana que se reunía para la oración (cf Hech 2, 42). 46).

Ciertamente no es una oración cualquiera. Es, más bien, una plegaria litúrgica, oficial, que vincula en la misma plegaria a todos los fieles de todos los lugares, por lo que se realiza aquello de que, aunque sea una multitud dispersa a través del mundo, “tiene un solo corazón y una sola alma” (Hech 4, 32) y busca tener también una sola voz, uniéndose en las mismas palabras.