Haciendo eco a la invitación del Papa Francisco a ser una “Iglesia pobre para los pobres” que en salida misionera, muestre el rostro misericordioso del Padre a toda la Humanidad”, la Conferencia Episcopal de Colombia, a través del Secretariado Nacional de Pastoral Social, anima a sumarse a esta jornada que se desarrollará el domingo 18 de noviembre.

“Este pobre gritó y el Señor lo escuchó” (Sal 34), es el lema propuesto para este año en el que se exhorta a todos los católicos y personas de buena voluntad a no perder de vista a quienes claman por nuestra ayuda y solidaridad.

Reaccionar ante la cultura del descarte y del derroche, promoviendo la cultura del encuentro; y fortalecer las comunidades cristianas como signo concreto del amor de Cristo por los últimos y los más necesitados, son los objetivos de esta jornada que es fruto del Año Santo de la Misericordia.